El año en que los defensores de derechos humanos e inversionistas se convirtieron en aliados inesperados

La sociedad civil debe aprovechar la oportunidad de asociarse con nuevos aliados para fomentar un cambio real y duradero.




Una de las formas en que 2020 fue un año notable, especialmente en el sector financiero, fue que muchos de los inversionistas y financiadoras más grandes y significativos tuvieron intereses alineados con los defensores de la sociedad civil en áreas críticas como el clima y la desigualdad. Los defensores deben aprovechar esta oportunidad para ejercer su influencia con nuevos aliados inversionistas para fomentar un cambio real y duradero.

El 7 de diciembre de 2020, un pequeño fondo de cobertura y un gran fondo de pensiones —el Sistema de Jubilación de Profesores del Estado de California (CalSTRS, el undécimo mayor fondo de pensiones del mundo)— unieron sus fuerzas para nombrar a cuatro directores disidentes para el gigante petrolero ExxonMobil. Esta “lucha de poder” fue un ejemplo del ataque de los accionistas a un objetivo que va a rezagado frente a sus pares en cuanto a resultados financieros. Esta vez, el ataque era inusual: los activistas exigían “una inversión más significativa en fuentes de energía de emisiones netas de cero y en infraestructuras de energía limpia”, para “garantizar que la empresa no sólo pueda establecer... objetivos de reducción de las emisiones de carbono, sino también hacerlos parte de un plan sostenible, transparente y rentable a largo plazo centrado en acelerar, en lugar de aplazar, la transición energética”.

Este acontecimiento coronó un año de activismo social y medioambiental sin precedentes entre algunos de los mayores inversionistas del mundo. El Sistema de Jubilación de los Empleados Públicos de California (CalPERS, el sexto fondo de pensiones más grande del mundo) votó por primera vez contra 2716 directores por no supervisar adecuadamente la remuneración de los ejecutivos. El Sistema de Jubilación de los Empleados de la Ciudad de Nueva York (NYCERS, decimoquinto entre los fondos de pensiones mundiales) lanzó en julio una campaña que aumentó la información sobre la raza, el origen étnico y el género de los trabajadores de las mayores empresas de Estados Unidos. NYCERS también solicitó que la Comisión de Valores de EE.UU. investigara al procesador de carne Tyson Foods por hacer declaraciones engañosas sobre el trato que dio a los trabajadores durante la pandemia.

La sociedad civil debería aprovechar esta oportunidad de asociarse con estos nuevos aliados para fomentar un cambio real y duradero.

Los asesores de inversión contratados por los fondos de pensiones también presionaron a sus carteras para que mejoraran su rendimiento social y medioambiental. State Street Global Advisors, la cuarta más grande del mundo, anunció en enero de 2021 que votaría en contra de los directores de las empresas que no revelaran la composición racial, étnica y de género de sus consejos de administración, y en 2022 votaría en contra de los consejeros de las empresas que no revelaran la composición de sus plantillas, o que no tuvieran un miembro de una comunidad subrrepresentada en sus consejos.

BlackRock, el asesor de inversiones más grande del mundo, documentó que sus votos a favor de las propuestas de los accionistas y de los directores habían marcado una diferencia real en el comportamiento de las empresas. Desde este análisis, BlackRock ha aumentado enormemente la frecuencia con la que utiliza estas herramientas, y ha hecho hincapié en que el riesgo climático, la diversidad y la equidad, y el cabildeo corporativo responsable serán los focos de sus esfuerzos de votación.

La sociedad civil debería aprovechar esta oportunidad de asociarse con estos nuevos aliados para fomentar un cambio real y duradero.

La base de este cambio ha sido la aparición gradual del “propietario universal”. Los propietarios universales son fondos tan grandes que se ven obligados a repartir sus participaciones entre todos los activos y clases de activos. Los “inversionistas institucionales”, los fondos de pensiones, las fundaciones, las compañías de seguros y otros similares constituían sólo el 10% del mercado de valores estadounidense en 1950, pero ahora representan el 70%. Además, estos fondos están muy concentrados. Los diez mayores asesores de inversión controlan el 37% de la base global de activos. Se calcula que BlackRock, Vanguard y State Street poseen un 20% de las acciones de la empresa media estadounidense.

La desigualdad se ha unido al cambio climático como una amenaza percibida para la economía y la sociedad en general.

Una confluencia de tendencias, que combina el aumento del propietario universal con un mayor interés normativo y social por el cambio climático, además de las mejoras en los datos y la medición del riesgo financiero —y que fue catalizada por la pandemia y el asesinato de George Floyd— marcó el año 2020 como un punto de inflexión para los inversionistas. Estos están reconociendo rápidamente que ciertos problemas globales afectan negativamente a toda la economía y, por tanto, a todo el mercado. Uno de ellos es el cambio climático. Una encuesta realizada en 2020 entre fondos de pensiones europeos reveló que el 54% de los encuestados tenía en cuenta el impacto del riesgo climático en sus decisiones de inversión, frente a sólo el 14% del año anterior. La desigualdad se ha unido al cambio climático como una amenaza percibida para la economía y la sociedad en general, y ahora ambos se combinan a menudo en la misma frase.

Un propietario universal muy diversificado da mucha más importancia al valor de toda su cartera que a los daños sufridos por una sola empresa o grupo de empresas. Incluso Amazon, una de las empresas más grandes del mundo, comprende sólo una pequeña fracción de la cartera de cualquier propietario universal. Si sus inversionistas obligaran a Amazon a pagar un salario digno global con beneficios adecuados, se generaría un impulso significativo al crecimiento económico en todo el mundo. Dado que los mercados financieros siguen direccionalmente las tasas de crecimiento económico, esta acción mejoraría los rendimientos generales de la cartera, aunque la propia estructura de costes de Amazon podría sufrir como resultado. Esa puede ser una de las razones por las que NYCERS, junto con el fondo nacional de pensiones holandés APG (el quinto más grande del mundo), presentó este año una resolución de los accionistas en la que se denunciaba el gasto de Amazon en seguridad de los trabajadores durante la pandemia. La ciudad de Nueva York siguió firmando una carta dirigida al presidente del Comité de Nombramientos y Gobierno Corporativo de Amazon en la que se pedía a la empresa que dejara de interferir en una campaña de organización sindical en una de sus instalaciones.

No todos los inversionistas institucionales son propietarios universales, y muchos siguen realizando prácticas destructivas. Pero estos inversionistas tienen probablemente propietarios universales como clientes, y pueden presionar también a este grupo. El Fondo de Inversión de Pensiones del Gobierno de Japón, el mayor del mundo, ha expresado su preferencia por contratar asesores de inversión que den prioridad a la sostenibilidad a largo plazo. El Tesorero de Illinois afirmó recientemente que el fondo de pensiones estatal “investigaría” a sus gestores de dinero que contribuyeron a las campañas políticas de los republicanos que intentaban anular los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Y dos fondos de pensiones británicos clientes de BlackRock instaron a la empresa a votar a favor de una resolución de los accionistas que pide a HSBC Holdings que reduzca la financiación de los combustibles fósiles. Los fideicomisarios de pensiones suelen ser funcionarios o directivos de empresas de nivel medio, no multimillonarios. También deben tener en cuenta quiénes son sus beneficiarios: los trabajadores y la ciudadanía, a quienes deben los deberes fiduciarios de lealtad y cuidado.

Una parte significativa, si no preponderante, de los inversionistas está empezando a reconocer que los riesgos para la sociedad y la economía perjudican a carteras enteras, y que este efecto anula cualquier disminución de las participaciones individuales obtenida al presionar por el cambio. Los activistas de derechos humanos y del medio ambiente siempre han desempeñado un papel importante en la identificación y elevación de tales riesgos. Los propietarios universales están deseosos de recibir información útil que los activistas puedan proporcionar para ayudar a poner de relieve el riesgo y conectar las acciones corporativas con los daños sociales y medioambientales. Nos encontramos en un punto de inflexión en la actitud de la sociedad civil hacia los inversores: ¿deben los defensores seguir exigiendo la desinversión y tratar cualquier movimiento conciliador como un “lavado verde”, o confiar en que los inversionistas utilizarán el compromiso de las empresas para producir una reforma real? Este es un debate que vale la pena mantener.

 

 

ORIGINALLY PUBLISHED: May 6, 2021

Paul Rissman trabajó durante veinte años en varios puestos de gestión de activos antes de cofundar Rights CoLab, una plataforma global para la defensa de los derechos humanos. Actualmente es miembro del consejo de administración de la Fundación Sierra Club.


 

Stay connected! Join our weekly newsletter to stay up-to-date on our newest content.  SUBSCRIBE