Cuando se daña el horno: nuevas recetas para talleres virtuales

Los espacios virtuales brindan nuevas oportunidades para apoyar la experimentación creativa en el trabajo de derechos humanos, pero tomárselos en serio no tiene por qué significar ser demasiado serio.



Los participantes en un Espresso Lab traen su mundo físico al espacio virtual.


 

Todo lo que tocas lo cambias. Todo lo que cambias, te cambia a ti. - Octavia Butler

 

A principios de 2020, nuestro horno se dañó. Bueno, muchas cosas se dañaron, una de las cuales fue nuestro horno.

Ambos trabajamos con JustLabs, que es una especie de cocina creativa en la que experimentamos con nuevos enfoques del trabajo en derechos humanos. (Por transparencia: JustLabs es la organización matriz de OpenGlobalRights. Pero pasamos por el proceso editorial estándar, tuvimos que reescribir varios de nuestros juegos de palabras favoritos, e incluso escribimos este descargo de responsabilidad para contentar a nuestros editores).

Si JustLabs es una cocina, los talleres son nuestro horno. Como muchas otras organizaciones interesadas en llevar las tácticas experimentales al nivel de la experiencia personal, JustLabs ha confiado en las reuniones presenciales para cultivar experiencias de inmersión y creatividad. Así es como convertimos la masa cruda en deliciosas galletas. Cuando llegó el año 2020, nos quedamos con una versión de la misma pregunta que se hacían todos los que dependían de los encuentros físicos para su trabajo: ¿cómo se hornea sin horno?

Escenas de un taller típico en persona de Justlabs

Lo frustrante y maravilloso de verse obligado a cambiar es cuando, como dice Ellen Sprenger, la resignación se convierte en curiosidad. No faltan razones para estar versados en la panadería virtual, sobre todo porque nuestro trabajo abarca muchas zonas horarias. Pero, ¿cómo mantenemos la comunidad y los espacios de confianza en línea? ¿Cómo diseñamos experiencias creativas y colaborativas cuando no compartimos un entorno físico?

Estas son las preguntas con las que empezamos. Pero mientras intentábamos cocinar una respuesta en esa cocina cambiante de 2020, nuestro proceso nos llevó a ver con más claridad que nos faltaba un ingrediente clave en todo nuestro trabajo. Entra: el Espresso Labs, nuestro segundo horno.

Quizá la cocina siempre necesitó... ¿otro horno?

Cuanto más sabes, más puedes crear. La imaginación no tiene fin en la cocina. - Julia Child

Pasamos gran parte de nuestro tiempo pensando en cómo es que los agentes de cambio cambian las cosas. Utilizamos los talleres para abrir las cajas tácticas en las que solemos operar. En el mundo presencial, alquilamos espacios divertidos de co-working y llevamos a artistas y creativos a salas con abogados e investigadores para intentar abrir a la gente a nuevas formas de pensar sobre los derechos humanos.

Pero, ¿qué ocurre después de la tormenta de ideas? ¿Adónde acuden las personas que antes estaban inspiradas cuando se encuentran de nuevo en su propia cocina habitual, con sus hábitos institucionalizados, sus presiones rutinarias y su cajón de utensilios familiares? Una de las formas en que nuestro equipo ha abordado este reto es al trabajar con las financiadoras para crear una estructura que permita a las organizaciones aplicar en la práctica las ideas que se han desarrollado en los talleres. El Narrative Hub es una de esas iniciativas. Creado junto con el Fondo para los Derechos Humanos Mundiales, el proyecto ha acompañado y apoyado a cuatro organizaciones de todo el mundo para que piensen de forma creativa en las formas de integrar las ideas narrativas en el trabajo de sus organizaciones.

Tenía bastante familiaridad con los conceptos de todas las sesiones, pero me alejaba un poco de ellos en mi trabajo diario. Las sesiones me proporcionaron el espacio de reflexión necesario para volver a pensar en estas ideas. - Participante en el Espresso Lab

Pero los nuevos hábitos son difíciles de poner en práctica, especialmente en las organizaciones. Y los talleres de pensamiento de diseño y los proyectos dedicados pueden contribuir a la sensación de que cualquier objetivo, ya sea narrativo, de previsión o de activismo creativo, es algo aislado para un proyecto específico o un resultado concreto, y no un cambio más amplio en la mentalidad y las herramientas que utilizan los profesionales de los derechos humanos.

Pensar fuera del horno

Los Espresso Labs tienen una receta diferente. En lugar de una inmersión de alta intensidad en persona, ofrecen una repetición a pequeña escala con una comunidad de caras conocidas (los celebramos mensualmente; cada sesión dura menos de dos horas). En estos laboratorios, pensamos en la creatividad como una mentalidad y cultivamos la creatividad profesional al atender al yo creativo personal. Hasta ahora hemos jugado con el activismo creativo, las comunicaciones basadas en la esperanza, la previsión, el mindfulness para la creatividad, los derechos humanos con la danza y el asombro cotidiano a través del origami.

¿Cómo llegamos hasta aquí? He aquí un resumen rápido:

Paso 1: Encuentra tu panadero interior

La transición hacia lo virtual requiere intención. Fueron necesarios tres meses de conversaciones reflexivas sobre lo que JustLabs podía ofrecer al entorno en línea inundado antes de lanzar un piloto. Nuestro propósito se vio marcado por el estrés, el aislamiento y la frustración que veíamos en nuestra comunidad. Aunque nos tentó hacer seminarios web públicos y videos en directo, reconocimos que responder a nuestra comunidad requeriría un espacio más íntimo e interactivo.

Paso 2: Aprender de los que saben cocinar

Por citar el icónico meme de Boromir, uno no se limita a copiar y pegar un programa presencial en Zoom. El traslado a Internet requiere una traducción. Tuvimos la suerte de aprender del brillante equipo de Spring, pero hay todo tipo de recursos gratuitos, como los consejos de Blueprints for Change para organizar reuniones virtuales, la lista de herramientas digitales de The Commons o la guía de Jeanne Rewa y Daniel Hunter para dirigir grupos en línea.

Hay que alejarse de la rutina diaria para pensar en cosas creativas. Es una disciplina que nuestro sector no domina. Tenemos que mejorar en lo que se refiere a reservar un espacio y un tiempo de inactividad para dejar que nuestros cerebros piensen con una mentalidad más proactiva, creativa y experimental. - Participante en el Espresso Lab

La formación en facilitación virtual de Spring nos mostró cómo las herramientas en línea pueden seguir centrando a las personas, y hacen que los espacios virtuales sean íntimos, afectuosos y expresivos. Estos son algunos de los consejos prácticos que aprendimos de ellos: Se tarda tres veces más en diseñar espacios en línea que en persona; las sesiones deben ser cortas e incorporar movimiento físico; no todo tiene que hacerse en línea; hay que reducir el estrés al prever que la tecnología será imperfecta; hay que mantener la experiencia sin problemas y tener un facilitador principal y otro de proceso (técnico); y la experiencia que se quiere crear debe informar sobre las herramientas tecnológicas que se utilizan.

Paso 3: Preparar la masa

¿Queremos imitar la exploración en profundidad de un tema en nuestros talleres presenciales o tratar la experiencia online más como una chispa creativa? ¿Queremos que sean abiertos al público, o pequeños e íntimos? Guiados por las intenciones que establecimos al principio, nos decidimos por lo segundo para ambos.

Paso 4: Prueba de sabor

Nuestro proyecto piloto se puso en marcha en junio. En ese momento, todavía pensábamos en los laboratorios en términos de “formación de habilidades”. Pero lo que la gente dijo que apreciaba más era tener un espacio para alejarse del estrés y las presiones de su trabajo diario, y entrar en un espacio desenfadado, creativo y divertido con otras personas que se enfrentaban a retos similares.

Paso 5: Conviértete en el panadero que has nacido para ser

Hicimos de los Espresso Labs una parte habitual de nuestro programa, y empezamos a integrar las lecciones que aprendimos en nuestros talleres basados en proyectos y en nuestras reuniones periódicas. ¿La más importante? Incluso y especialmente los defensores de los derechos humanos necesitan espacios de interacción y expresión humana en su trabajo, sobre todo en el encasillado mundo online.

Nuestra actividad de solución de problemas inspirada en un programa de juegos para el grupo de narrativas: La rueda de obstáculos

No dejes de hornear

En uno de nuestros Espresso Labs, titulado Dance, Dance, (Social) Revolution, nuestra facilitadora Ariel Sim hizo una gran analogía. Ser creativo en el ámbito de los derechos humanos es como el freestyling en la danza: el freestyling honra los elementos centrales de una práctica, al tiempo que deja espacio para la interpretación única del bailarín. Pero (si te mueves como nosotros), no te lanzan desde tu primera clase de baile directamente a una jam session de freestyle (también conocida como cypher). Los bailarines se apoyan unos a otros y van adquiriendo confianza en su propia expresión con el tiempo.

Los Espresso Labs son nuestro equipo de freestyle. Y funciona. Los miembros de la comunidad nos han dicho que los laboratorios les dan energía y ánimo para introducir más diversión y creatividad en sus entornos de trabajo diarios. Nuestro equipo ha experimentado lo mismo: facilitadores como Ariel están incorporando nuevos aspectos de sí mismos a su labor de facilitación, estamos creando activamente un espacio más creativo para la resolución de problemas en el día a día (o el “cambio” de problemas, como propuso nuestro colega Rami Efal), y estamos pensando mucho más intencionadamente en la dimensión personal de los cambios tácticos y organizativos que estamos fomentando.

A lo largo de este proceso, nuestra colega Ella Scheepers nos ha reorientado constantemente hacia los principios de la estrategia emergente: el cambio comienza en el nivel de la conexión y la relación. Para cambiar las tácticas y los resultados en materia de derechos humanos es necesario examinar cómo nos presentamos ante nuestro trabajo y hacia los demás. El espacio en línea a menudo se siente impersonal, así que creamos un espacio que invita a la gente a traer las partes de sí mismos que a menudo se dejan en la puerta (o en la sala de espera del Zoom) de nuestro trabajo.

¿Qué más surgirá? Octavia Butler nos recuerda que lo que cambiamos nos da forma. Las nuevas recetas están ahí para ser elaboradas.

En sus marcas, listos, a hornear.


 

Este artículo es parte de una colección de JustLabs y el Fondo para los Derechos Humanos Globales sobre cómo dar vida a iniciativas narrativas en el trabajo de derechos humanos.

 

 

ORIGINALLY PUBLISHED: March 30, 2021

Ishtar Lakhani es una radical libre y estratega de defensa y promoción radicada en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. 

Lucas Paulson forma parte del equipo de JustLabs, donde ayuda a crear espacios para la experimentación en el trabajo de derechos humanos. Anteriormente residía en Bogotá, Colombia, y actualmente trabaja desde su ciudad natal en el norte de Wisconsin, Estados Unidos.


 

Stay connected! Join our weekly newsletter to stay up-to-date on our newest content.  SUBSCRIBE