La Comisión sobre Derechos Inalienables de Pompeo

En el informe del secretario de Estado Mike Pompeo sobre los derechos humanos inalienables, no está claro por qué la libertad de religión y los derechos de propiedad deben elevarse por encima de otros derechos contenidos en el derecho internacional positivo de los derechos humanos.




El secretario de Estado Mike Pompeo nombró una comisión de intelectuales privados para compilar un informe sobre los derechos humanos inalienables. Fue una maniobra partidista para congraciarse con los simpatizantes del presidente Trump en el país, sobre todo porque una iniciativa estrictamente estadounidense de este tipo nunca sustituiría al derecho internacional vigente ni a la diplomacia de los derechos humanos. ¿Por qué razón habría de aceptar el resto del mundo los puntos de vista expresados por los Padres Fundadores de los EE. UU. en el siglo XVIII como la visión definitiva de los derechos humanos? 

Pero la comisión de Pompeo podía debilitar esos derechos internacionales apuntalando a la vez las bases de Trump, por lo que el contenido del informe no resulta sorprendente. Enfatizar la visión de los derechos humanos de un gobierno, con sus prioridades específicas, debilita el compromiso con las normas internacionales existentes, sobre todo si otros gobiernos hacen lo mismo con sus propios énfasis. 

Dado que los funcionarios públicos no suelen autorizar colecciones académicas de reflexiones históricas y filosóficas, el proyecto resultaba sospechoso desde un principio. La composición de la comisión reforzó las sospechas. Estuvo encabezada por una intelectual católica que había criticado el premio otorgado al periódico Boston Globe por su denuncia de sacerdotes pedófilos en el área de Boston. A ella se unieron colegas de círculos conservadores y religiosos, dejando de lado a los principales expertos estadounidenses en materia de derechos humanos provenientes de los ámbitos del derecho, la filosofía y la defensa y promoción de los derechos humanos.

¿Por qué razón habría de aceptar el resto del mundo los puntos de vista expresados por los Padres Fundadores de los EE. UU. en el siglo XVIII como la visión definitiva de los derechos humanos? 

Con la instrucción de centrarse en la tradición de los derechos de los EE. UU., la comisión naturalmente hizo hincapié en los Padres Fundadores y su Declaración de Independencia, además de la Constitución estadounidense. No se prestó atención a los puntos de vista opuestos, como el del suizo-francés Jean Jacques Rousseau y su debate sobre el derecho a la igualdad económica como un medio para alcanzar la libertad. ¿Y por qué no considerar el derecho a un mínimo económico para todos los ciudadanos que planteó el inglés Thomas Paine, de nuevo, como un medio para alcanzar la libertad real? Sobre estos y otros puntos de vista alternativos, la comisión guardó silencio. Los miembros entendieron bien sus órdenes, sobre todo porque Pompeo utilizó el lenguaje de los derechos inalienables, inspirado en el discurso estadounidense del siglo XVIII. 

Tras una revisión convencional de la historia política estadounidense y la evolución del derecho internacional y la diplomacia en materia de derechos humanos, la comisión llegó al punto principal que quería Pompeo: se dice que los derechos más importantes y genuinos son la libertad religiosa y los derechos de propiedad. 

La libertad religiosa tiene una relación compleja con otras libertades. Se puede mencionar que una de las sociedades más libres e iguales del mundo es Suecia, donde la libertad de creencias es importante, incluido el hecho de no creer en la religión; alrededor del 80 % de los suecos creen que la religión debería influir poco o nada en la vida pública. Por el contrario, algunos países como Rusia o Polonia tienen una falta de libertad considerable, pero manifiestan fuertes creencias religiosas. En esos países, la libertad de religión da lugar a la discriminación y la persecución, sobre todo de la comunidad LGBT. Por su parte, los Estados Unidos han tenido una historia de religiosidad considerable junto con una historia de esclavitud, otras injusticias raciales y antisemitismo generalizado. Al final, no es necesario ser religioso para comprometerse seriamente con los derechos humanos. 

En lo que respecta a los derechos de propiedad, también es una cuestión complicada. Pueden estar, y han estado, vinculados con la esclavitud, con otras formas de explotación y con una gran desigualdad que puede socavar la estabilidad política y el bienestar general. Actualmente en los EE. UU., el funcionamiento de los derechos de propiedad desde alrededor de 1980 ha llevado a enormes ganancias para el 1 % de ingresos más altos, y ganancias pequeñas o nulas para la mayor parte de la clase media. Incluso el republicano Teddy Roosevelt, entre otros, reconoció los peligros de las grandes empresas y finanzas cuando se enfrentó a los “fideicomisos” durante su presidencia. Un grupo selecto puede utilizar los derechos de propiedad para hacerse increíblemente rico, pero la sociedad en conjunto puede verse perjudicada si no hay una reglamentación adecuada, sobre todo mediante leyes tributarias.  

En este informe, no está claro por qué la libertad de religión y los derechos de propiedad deben elevarse por encima de otros derechos contenidos en el derecho positivo internacional de los derechos humanos, sobre todo si se toman en cuenta los riesgos para la democracia y el bienestar general.  

Para la comisión, los derechos sociales y económicos identificados (y avalados sin oposición) en la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU de 1948 pueden ser políticas deseables, pero no derechos humanos fundamentales. Mientras tanto, los verdaderos derechos humanos según el informe incluyen derechos de propiedad que, en general, deben estar más allá del alcance de la injerencia gubernamental. Por supuesto, la mayoría de las democracias más ricas del mundo discreparían, ya que, por ejemplo, han adoptado políticas que tratan la atención de la salud como un derecho humano y otros aspectos de un estado de bienestar amplio que incide en los derechos de propiedad absolutos. 

Por otra parte, la renuncia de los EE. UU. al Consejo de Derechos Humanos de la ONU está totalmente justificada en el informe, ya que otros países —en particular China y Rusia— han politizado ese órgano y distorsionado su diplomacia. La comisión guarda silencio sobre cómo han contribuido los EE. UU. a socavar la integridad de ese consejo al denunciar únicamente a adversarios como China, Irán o Cuba, y permanecer en silencio cuando un socio cercano como Arabia Saudita mata a un residente legal de los EE. UU. y a un columnista del Washington Post en Turquía. La comisión de Pompeo no tiene nada bueno que decir sobre los aspectos positivos o equilibrados de la diplomacia de las Naciones Unidas, como cuando el Consejo de Derechos Humanos criticó ciertas políticas iraníes.  

En resumen, gran parte de lo que dice la comisión de Pompeo sobre la historia de los derechos humanos internacionales en el campo del derecho y la diplomacia no es nada extraordinario. Lo mismo ocurre con las declaraciones sobre la historia jurídica y política de los EE. UU. Pero esos son solo aspectos superficiales. La sustancia tiene que ver con temas controvertidos que muchos lectores rechazan: 1) que los Padres Fundadores de los EE. UU., a pesar de ser hombres blancos, protestantes y con propiedades, tenían la visión correcta y universalmente válida de los verdaderos derechos humanos; 2) que los derechos fundamentales tienen que ver con la religión y la propiedad privada, y 3) que muchos otros derechos “positivos” de la época moderna son marginales o peligrosos, o ambos. 

Los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU de 1948 tenían un mejor enfoque. En la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, predecesora del Consejo de Derechos Humanos actual, dijeron en efecto: no existe un acuerdo sobre los fundamentos filosóficos o la versión verdadera de los derechos humanos universales, así que debemos construir los principios básicos de derechos humanos que este grupo transnacional considera esenciales para la libertad y la igualdad. A esto le siguieron 30 principios de carácter civil, político, económico, social y cultural. Estos principios han superado el paso del tiempo como pautas para pensar sobre el mundo, ganando un apoyo renovado a medida que la COVID-19 (por no mencionar la brutalidad policial contra las personas negras, indígenas y de color) revela los defectos de las sociedades modernas, y el empeño inútil de Pompeo no acabará con ellos. Es lamentable que los miembros de la comisión se hayan prestado a esta maniobra.

 

ORIGINALLY PUBLISHED: October 29, 2020

David P. Forsythe es profesor emérito en el Departamento de Ciencia Política de la Universidad de Nebraska y coautor, con Patrice McMahon, del libro recientemente publicado, American Exceptionalism Reconsidered: U.S. Foreign Policy, Human Rights, and World Order (Un nuevo análisis del excepcionalismo estadounidense: la política exterior de EE. UU., los derechos humanos y el orden mundial).


 

COMMENTS
Stay connected! Join our weekly newsletter to stay up-to-date on our newest content.  SUBSCRIBE