La vitalidad de los derechos humanos en tiempos turbulentos

Si se dirige hacia el dinamismo de los movimientos sociales y el activismo de los derechos humanos en todo el mundo, surge un conjunto distinto de puntos de vista sobre el monolito.



Image by LoggaWiggler from Pixabay 


En un libro reciente examino una serie de campañas de derechos humanos en todo el mundo y su grado de éxito, así como sus limitaciones. Sostengo que, incluso en una época muy turbulenta y difícil en la que los derechos humanos están siendo cuestionados desde todos los frentes, los enfoques de derechos humanos no sólo conservan la vitalidad y la urgencia para los activistas, sino que también han dado resultados sustanciales a lo largo del tiempo. Sugiero que, si se desvía la atención del enfoque predominante sobre un puñado de ONG prominentes del Norte Global, y se dirige hacia el dinamismo de los movimientos sociales y el activismo de los derechos humanos en todo el mundo, surge un conjunto más completo de puntos de vista sobre el monolito del paisaje de los derechos humanos. El libro propone una teoría experimentalista de la eficacia de la legislación y la defensa de los derechos humanos que es interactiva (implica el compromiso de los movimientos sociales, los actores de la sociedad civil con las normas, redes e instituciones internacionales), iterativa (implica una acción continua) y a largo plazo (persigue cambios sociales y fundamentales que rara vez se logran rápidamente).

Sin embargo, no hay motivos para la autocomplacencia ni para el optimismo. Son tiempos muy difíciles para los derechos humanos y para sus defensores, activistas y practicantes en todo el mundo. La marea del antiliberalismo sigue aumentando en todo el mundo, y la democracia liberal se encuentra en un estado cada vez más insalubre. El cambio climático y la pandemia de la covid-19 han exacerbado las desigualdades existentes, el poder de las empresas sigue creciendo y eludiendo el control gubernamental, mientras que nuevas y poderosas alianzas de actores religiosos y políticos se han puesto en marcha no sólo para reprimir los derechos de las comunidades y grupos desfavorecidos, sino también para tratar de remodelar la comprensión de los derechos humanos en direcciones altamente conservadoras, excluyentes y antiliberales. La represión de la sociedad civil y de la libertad de reunión, expresión y protesta continúa a buen ritmo, y el número de asesinatos de activistas medioambientales y de otros tipos aumenta cada año.

Al mismo tiempo, las antiguas críticas a los derechos humanos por parte de la izquierda progresista se han hecho populares y se han convertido en la corriente principal, basada en libros influyentes en los últimos años que ridiculizan las debilidades, los fallos y las disfunciones de los derechos humanos, y su complicidad con el colonialismo y el neoliberalismo. Muchas de estas críticas han sido potentes e importantes, y varias han suscitado la reflexión y las propuestas de reforma por parte de los profesionales y los académicos de los derechos humanos.

El atractivo de los derechos humanos, al menos para quienes buscan la justicia (aunque no para los críticos académicos), parece más potente que nunca.

Pero varias de las críticas más destacadas van más allá de un llamado a la reconsideración o la reforma. Sostienen que la era de los derechos humanos ha terminado, que sus tiempos finales han llegado, que la legislación de derechos humanos y el movimiento de derechos humanos no son adecuados para hacer frente a las injusticias de nuestro tiempo, que el fracaso de los enfoques de derechos humanos para buscar o lograr el cambio estructural o la justicia económica pone de manifiesto su carácter profundamente neoliberal o su acompañamiento, y que los defensores de derechos humanos tal vez no deberían seguir tratando de preservarlos, sino que deberían dar paso a movimientos más radicales.

En mi libro sostengo que algunas de las críticas más fuertes son exageradas y parciales. Al igual que la llamada vista del monolito, varias de las críticas más agudas se centran sólo o principalmente en una dimensión particular del sistema de derechos humanos, y tienden a caricaturizar y reducir un conjunto complejo, plural y vibrante de movimientos a uno único y disfuncional. Al mismo tiempo que los más pesimistas de los críticos escriben obituarios para los derechos humanos, múltiples colectivos de todo el mundo se movilizan y utilizan el lenguaje y las herramientas de los derechos humanos en busca de la justicia social, medioambiental, económica y de otro tipo. Desde los movimientos #MeToo, Black Lives Matter, Climate Justice y los movimientos indígenas hasta las marchas por los derechos reproductivos en Polonia, Argentina e Irlanda, pasando por los movimientos de protesta en Bielorrusia, Myanmar, Nigeria y Chile, el atractivo de los derechos humanos, al menos para quienes buscan la justicia (aunque no para los críticos académicos), parece más potente que nunca.

Nada de esto sugiere que los defensores de los derechos humanos no deban examinar y reevaluar constantemente sus premisas, instituciones y estrategias. Por el contrario, las críticas contundentes a los derechos humanos por no abordar las injusticias estructurales y la desigualdad económica han contribuido a impulsar el cambio y la reorientación de las prioridades y los enfoques por parte de diversos actores e instituciones relevantes. Los activistas y los movimientos de derechos humanos deben estar atentos para asegurarse de que sirvan y sean dirigidos por los intereses de aquellos cuyos derechos están en juego, de que no obstruyan otros movimientos y tácticas progresistas, y de que sus enfoques sean aptos para los desafíos desalentadores y profundamente transformadores de estos tiempos pandémicos, como el cambio climático acelerado, la digitalización, la desigualdad cada vez mayor y el antiliberalismo. Al prestar atención a estos riesgos y peligros, el diverso y heterogéneo conjunto de actores que conforman la comunidad internacional de derechos humanos tiene un papel indispensable que desempeñar, en una época turbulenta, dentro del marco más amplio de los movimientos sociales, económicos, medioambientales y culturales progresistas.

 

ORIGINALLY PUBLISHED: September 8, 2021

Gráinne de Búrca es profesora de derecho en la Universidad de Nueva York y autora del libro Reframing Human Rights in a Turbulent Era.


 

Stay connected! Join our weekly newsletter to stay up-to-date on our newest content.  SUBSCRIBE