[ X ]

Una solución tecnológica para documentar la violencia sexual

Una aplicación sencilla, desarrollada en estrecha cooperación con profesionales médicos, policías y otros usuarios, simplifica la documentación y el procesamiento de casos de agresión sexual en Kenia y la RDC.


By: Suzanne Kidenda & Katy Johnson
January 3, 2019

Available in:
English | Français


Foto: MaxPixel (CC0 Public Domain)


No es infrecuente ver formularios de atención médica después de una violación (PRC, por sus siglas en inglés), los documentos de admisión médica estandarizados para casos de violencia sexual en Kenia, diseminados por los escritorios de los médicos y los mostradores de los hospitales de todo el país. Estos formularios de PRC incluyen los antecedentes de la persona sobreviviente, un informe sobre el suceso, los resultados de un examen físico y la documentación de las lesiones. Si los formularios no se almacenan de manera segura, cualquiera que pase por ahí podría ver o robar esta información altamente confidencial, junto con el nombre y la información de contacto de la persona sobreviviente.

La violencia sexual es un problema enorme en Kenia: el 47 % de las mujeres y niñas kenianas de 15 a 49 años informan que han sufrido violencia física o sexual. Sin embargo, demasiados esfuerzos para procesar casos de violencia sexual fracasan por falta de pruebas. Los profesionales médicos desempeñan un papel fundamental en la obtención de justicia para las personas sobrevivientes al documentar evidencia médica forense de violencia sexual en el formulario de PRC, que es una fuente vital de pruebas en los tribunales.

Sin embargo, aunque el formulario de PRC es una herramienta crucial, la versión en papel del documento tiene importantes limitaciones. Los profesionales médicos no siempre lo llenan de manera completa o legible. En muchas ocasiones, no hay un método de almacenamiento seguro para los formularios completos y, debido a una falta de existencias rutinaria, los formularios no siempre están disponibles. Las largas distancias entre los hospitales y las estaciones de policía, o incluso la falta de combustible para los vehículos, complican el intercambio de evidencia entre los profesionales médicos y los oficiales de policía.

A través de la estrecha colaboración de Physicians for Human Rights (PHR) con profesionales médicos, oficiales de policía, abogados y jueces en Kenia y la República Democrática del Congo (RDC), vimos la oportunidad de digitalizar los formularios de admisión médica para casos de violencia sexual y ayudar a reducir las barreras para que las personas sobrevivientes accedan a la justicia. Utilizando un enfoque colaborativo o de “codiseño”, trabajamos estrechamente con nuestros aliados médicos en la RDC y Kenia (los usuarios finales) para crear MediCapt, una aplicación de Android que ayuda a los profesionales médicos a documentar más fácilmente los casos de violencia sexual y a almacenar los datos de forma segura.

Gracias a la retroalimentación y los comentarios constantes de los usuarios finales, diseñamos y desarrollamos MediCapt para facilitar la documentación forense durante la interacción con los pacientes. Al guiar a los profesionales médicos paso a paso a través del proceso de admisión, MediCapt asegura que se capturen todos los detalles vitales, y les permite tomar fotografías forenses de las lesiones físicas de cada paciente. La aplicación incluye cifrado sofisticado, impresión segura por Bluetooth (sin enviar los datos a través de Internet, lo que puede comprometer la cadena de custodia y la confidencialidad de los pacientes) y lógica de omisión para una mayor eficiencia en el uso (cambiando las preguntas que aparecen en función de las respuestas anteriores; por ejemplo, no aparecerán preguntas sobre genitales femeninos si el profesional médico indica que la persona sobreviviente es de sexo masculino). MediCapt también incluye el almacenamiento de datos en la nube, lo que significa que la evidencia y la documentación se conservan de forma segura; esta es una mejora significativa con respecto al formulario en papel.

MediCapt también aborda algunas limitaciones físicas del formulario en papel. Como señaló Sylvester Mesa, un oficial clínico en Naivasha: “En el formulario de PRC, se supone que debes escribir qué, dónde y cómo y solo te dan dos renglones. Pero en MediCapt, habrá caracteres ilimitados”. Actualmente, estamos trabajando con nuestro equipo de tecnología para garantizar que la plantilla de impresión de MediCapt permita respuestas más largas, en reacción al comentario de este usuario.

Hemos incluido las opiniones de nuestros aliados médicos en cada etapa del proceso de diseño de esta aplicación para profesionales médicos. El proceso de codiseño ha garantizado que la aplicación se ajuste a los contextos en los que trabajan. Por ejemplo, MediCapt funciona en áreas con poca o ninguna conectividad a Internet, una situación real para muchos profesionales médicos en Kenia y en la RDC. Tenemos la intención de seguir apoyando una mejor comunicación y colaboración entre distintos sectores mediante el desarrollo de un portal en línea basado en la web para que los policías, abogados y jueces puedan acceder de forma segura a la información que capturen los profesionales médicos sobre los casos.

El desarrollo colaborativo de MediCapt no ha estado exento de desafíos. La primera versión utilizó tecnología ya existente. Pero los comentarios de los usuarios finales en 2014 indicaron que la aplicación era demasiado complicada, así que comenzamos de nuevo y desarrollamos la herramienta desde cero. A lo largo del proceso, nos tomamos el tiempo para comprender las rutas que siguen los pacientes y los flujos de información en los hospitales en los que se utiliza, o utilizará, la aplicación, así como la manera en que MediCapt se ajusta al flujo de trabajo de los profesionales médicos. También fue vital asegurarnos de que el código utilizado para la aplicación garantizara la confidencialidad y tuviera características de seguridad sólidas, dado el carácter sensible de los datos de violencia sexual. Finalmente, para lograr la aceptación de MediCapt a nivel local, han sido necesarias muchas rondas de pruebas de campo, así como la participación de administradores de hospitales, funcionarios de archivos y miembros de los ministerios de salud correspondientes. Estas inversiones iniciales ralentizaron nuestra capacidad para implementar la aplicación con los pacientes; sin embargo, esta secuencia fue crucial para un desarrollo ético y responsable.

El proceso de codiseño implica que constantemente recibimos recomendaciones para mejorar y actualizar la aplicación. Por ejemplo, nuestros usuarios finales identificaron la necesidad de agregar información adicional a un caso existente, como los resultados de laboratorio. En poco tiempo, desarrollamos una función complementaria que permite añadir nueva información a un expediente forense ya existente en la nube sin comprometer la integridad del formulario original. Sin un enfoque de colaboración, podríamos haber pasado por alto esta pieza crítica del rompecabezas.

El camino ha sido largo, pero el 31 de octubre alcanzamos un nuevo hito: profesionales médicos en Naivasha, Kenia, comenzaron a usar MediCapt con sus pacientes por primera vez. Los “Pioneros” —la designación adoptada por el grupo de 11 profesionales médicos que participan en la prueba piloto de la aplicación— han procesado más de dos docenas de casos con MediCapt hasta la fecha. Hasta ahora, la retroalimentación de los Pioneros ha sido positiva: el 58 % de ellos reportan que la aplicación les ayuda a completar los formularios de PRC en menos tiempo. Es importante destacar que la calidad de los formularios enviados a través de MediCapt ha aumentado considerablemente a lo largo de la prueba piloto.

MediCapt se encuentra en un momento crítico: estamos probando la aplicación con pacientes y aprendiendo sobre su potencial concreto. Aunque todavía estamos en las primeras etapas de la prueba piloto, hemos tenido resultados exitosos gracias a la estrecha colaboración con nuestros aliados clínicos en Kenia. Para Emily Kiragu, oficial superior de enfermería en Naivasha y Pionera de MediCapt, el poder de MediCapt se debe a que “está disponible para la policía, está disponible para el poder judicial, y nuestros clientes pueden acceder a la justicia y estar seguros de que sus datos estén bien custodiados, ya que se almacenan en la nube. Así que en cualquier momento en que los necesitemos, los tendremos”.

 

 


Suzanne Kidenda es asociada de programa del Programa sobre Violencia Sexual en Zonas de Conflicto de Physicians for Human Rights.

Katy Johnson es oficial de programas del Programa sobre Violencia Sexual en Zonas de Conflicto de Physicians for Human Rights.


 

COMMENTS