¿Los mapas de derechos humanos pueden ayudar en la lucha por la igualdad a nivel mundial?

Los mapas de derechos humanos han sido fundamentales para el activismo global a favor de la comunidad LGBT+ y se pueden usar en otros campos para señalar motivos de preocupación y proporcionar datos empíricos sobre las violaciones de derechos.


By: Ilia Savelev
February 12, 2020

Available in:
English | Français


Piyal Adhikary/EFE

¿Por qué las organizaciones trazan mapas sobre los derechos humanos? Yo solía hacer esta pregunta cada que me topaba con otro mapa de libertades específicas en el mundo. No comprendí la importancia de la dimensión geográfica de los derechos humanos y sus beneficios sino hasta que me pidieron que analizara el informe de ILGA World, Homofobia de Estado. Este informe es un mapa exhaustivo de la legislación relacionado con los derechos LGBT+, acompañado de comentarios de expertos sobre los principales avances en la lucha mundial para eliminar la discriminación por motivos de orientación sexual, identidad y expresión de género y características sexuales (OSIEGCS). Varios actores de derechos humanos de todo el mundo utilizan este informe como una fuente creíble de información de derecho comparado sobre OSIEGCS.

En primer lugar, los activistas utilizan estos mapas de derechos humanos para varios esfuerzos internacionales de defensa y promoción. Por ejemplo, organizaciones intergubernamentales, como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Consejo de Europa y la Unión Europea utilizan el Informe de forma sistemática. A nivel de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y un Experto Independiente sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género, el informe se utilizó para crear conciencia sobre las cuestiones de OSIEGCS en el derecho internacional de los derechos humanos. El Alto Comisionado para los Refugiados lo utilizó para consultar al Consejo de Estado holandés sobre el caso de un solicitante de asilo, y el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física lo utilizó para señalar la conexión entre la orientación sexual y la identidad de género (OSIG) y el derecho a la salud. Asimismo, el Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Belarús utilizó el informe para denunciar la iniciativa legislativa bielorrusa sobre la propaganda gay, y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA lo utilizó para luchar contra el enjuiciamiento de las personas LGBT+ como un medio para prevenir la propagación del VIH.

A veces, los mapas de derechos humanos son una fuente indispensable de información y una herramienta de defensa y promoción en las comunidades en las que es complicado estudiar una situación de derechos humanos. Por ejemplo, las organizaciones de la sociedad civil utilizaron el Informe para presentar informes paralelos en el Examen Periódico Universal de la ONU sobre las situaciones en Vanuatu, Kenia, Suazilandia y Tayikistán. Las autoridades de inmigración en Canadá, Austria, Irlanda, Australia, Francia, Reino Unido, EE. UU., Suiza y Finlandia, así como organizaciones de derechos humanos y organizaciones  de expertos, también han emitido recomendaciones para países específicos con base en el Informe. A modo de ejemplo, el Tribunal de Inmigración y Protección de Nueva Zelanda utilizó los datos del Informe para reconocer a un solicitante como refugiado por temor a ser perseguido en la India por ser una persona LGBT+. De esta manera, incluso el Tribunal  Europeo de Derechos Humanos utilizó el contenido del Informe en un caso de asilo.

Tal vez el potencial más inspirador para los mapas de derechos humanos como herramienta de defensa y promoción es su uso en los esfuerzos a nivel nacional.

Tal vez el potencial más inspirador para los mapas de derechos humanos como herramienta de defensa y promoción es su uso en los esfuerzos a nivel nacional. Por ejemplo, el Tribunal Supremo de India citó el Informe en su importante decisión sobre la despenalización de las relaciones sexuales consentidas entre personas del mismo sexo. Asimismo, los tribunales aceptan informes amicus curiae de actores nacionales e internacionales basados en el Informe. Además de las cuestiones oficiales, los actores internacionales y regionales pueden recurrir con frecuencia a los mapas de derechos humanos en sus labores. Organizaciones de derechos humanos mundialmente reconocidas han utilizado el Informe en sus esfuerzos de defensa y promoción; a saber, en los informes nacionales  de Human Rights Watch, los informes de política de Article 19, los documentos de Child Rights International Network, los panoramas generales de Human Rights First y las políticas de Amnistía Internacional. También los medios de comunicación, desde los locales hasta los más prominentes, como The London Guardian y Forbes, han utilizado el Informe como una de sus fuentes de información más confiables sobre el tema. El potencial del Informe en materia de seguridad se ha concretado en las guías de seguridad para viajeros y en aplicaciones de citas, como Tinder y Scruff. Por último, trazar mapas de derechos humanos puede ayudar a los académicos y las organizaciones de todo el mundo que lidian con una gran variedad de cuestiones, como la pena de muerte, el futbol, la situación de los defensores de derechos humanos, la bibliotecología e incluso el Brexit.

Sin embargo, algunos académicos han criticado a los creadores del Informe, con acusaciones de racismo, de dividir a las comunidades, de “imperialismo gay”, de neocolonialismo, de imponer una “comprensión occidental de la sexualidad” y de no reflejar las realidades que viven las personas LGBT+ mediante el reconocimiento de la diferencia entre la legislación y la práctica.

Al agregar múltiples fuentes de datos en una representación visual y fácil de entender, accesible para todos, podemos ver la cronología del desarrollo de los derechos humanos.

En mi opinión, estas críticas son debatibles. Reflejar las realidades o las historias personales de éxito bajo legislaciones represivas no es el único propósito de la elaboración de mapas de derechos humanos, y a veces no es siquiera uno de sus fines. Por ejemplo, ILGA World persigue el objetivo de recolectar información sobre el terreno por otros medios específicos: la Global Attitudes Survey (Encuesta mundial sobre actitudes) con respecto a las realidades que viven las personas LGBT+. En contraste, el Informe sirve como un arma poderosa para la defensa y promoción de los derechos humanos, dirigida a la generación de cambios estructurales en la legislación, y como una fuente oficial de información jurídica. El carácter oficial del Informe permite que las partes interesadas ejerzan presión política en sus países mediante la comparación y la promoción de las mejores prácticas políticas a nivel mundial, ofrezcan apoyo en los casos de asilo, midan y analicen los avances visibles y objetivos en la lucha mundial por los derechos LGBT+ y protejan a los turistas LGBT+ de los riesgos asociados con los viajes a ciertos países. Estos fines no se podrían alcanzar sin la invaluable labor de trazar mapas mediante un enfoque centrado en la legislación o basado en la identidad.

Ya sea que se traten de las violaciones de derechos humanos, la ratificación de tratados de derechos humanos o la situación de una cuestión de derechos humanos en particular, los mapas de derechos humanos son una útil herramienta analítica y práctica para fomentar la justicia social, la igualdad y la libertad. Al agregar múltiples fuentes de datos en una representación visual y fácil de entender, accesible para todos, podemos ver la cronología del desarrollo de los derechos humanos, resaltar áreas problemáticas específicas, profundizar nuestro entendimiento de la situación en diferentes regiones, estar conscientes de las tendencias mundiales y responder a estos desafíos en consecuencia.

Pero la ventaja más útil de los mapas de derechos humanos es que hacen posible que los defensores de derechos humanos convenzan a los encargados de adoptar decisiones y empoderen a las organizaciones y los individuos en cuanto a sus reivindicaciones en el nivel de las políticas públicas, además de brindar ayuda directa en situaciones personales, como la migración. El éxito del Informe sobre la Homofobia de Estado demuestra el papel fundamental que pueden desempeñar los mapas de derechos humanos al proporcionar a las comunidades internacionales y regionales información de gran calidad sobre los avances legislativos. La diversidad de los actores que han utilizado con éxito el Informe en temas de OSIEGCS sugiere que las organizaciones de derechos humanos deberían usarlo como un ejemplo para la elaboración de mapas de derechos humanos en otros ámbitos que pueden beneficiar a diversas comunidades en todo el mundo.

 


Ilia Savelev es un abogado, activista y académico de derechos humanos ruso. Ilia obtuvo unas maestrías en derecho sobre Protección Internacional de los Derechos Humanos de la Universidad Federal de Kazán y la Facultad de Derecho de la Universidad de Emory como becario Fulbright. Ilia ha trabajado con Civil Rights Defenders, Human Rights First, Equal Rights Trust y otras organizaciones locales y internacionales de derechos humanos. Ilia también es codirector y abogado de la Association of Russian Speaking Intersex. Sus intereses académicos incluyen la teoría de la discriminación, la libertad de información, el discurso de odio, la integridad corporal, la identidad de género y las características sexuales.


 

COMMENTS