Las innovaciones tecnológicas y de juegos dan nueva vida a las ONG rusas

El sector sin fines de lucro en Rusia ha estado enfrascado en un esfuerzo constante para no quedarse atrás: ¿pueden las nuevas tecnologías de medios romper este patrón y atraer a un público más joven?


By: Tatiana Tolsteneva
September 12, 2019

Available in:
English | Русский



Si bien existe un importante debate sobre el financiamiento extranjero y la reducción del espacio cívico en Rusia, un problema clave del sector sin fines de lucro en el país es su modelo de desarrollo basado en compensar retrasos. Debido a sus recursos limitados, este sector se desarrolla con mucha más lentitud que las tecnologías de medios o información, por ejemplo. En Team 29, una asociación informal de abogados y periodistas, estamos tratando de cambiar esta situación, principalmente mediante la introducción de nuevas tecnologías de medios en el sector sin fines de lucro.

A los abogados de Team 29 se les conoce no solo por ocuparse de casos aparentemente sin esperanza en los que el Estado acusa a personas de atentar contra la seguridad nacional, sino también por buscar la llamada “justicia en ruso”. Es decir, luchar por una sentencia por debajo del límite inferior que establece el Código Penal o por un perdón presidencial. En un país en el que las absoluciones representan solo el 0.02 % del total de los casos, esto se considera un éxito.

Además, nuestros periodistas han desarrollado un recurso de medios de nicho que cubre una amplia gama de temas en torno a la relación de los ciudadanos con el gobierno ruso. Team 29 orienta a los ciudadanos sobre las medidas que deben tomar si se les registra o interroga, cómo encontrar información en las bases de datos gubernamentales y cómo proteger sus datos privados. A través de este trabajo, en Team 29 estamos transformando el concepto de lo que puede ser un activista de derechos humanos en Rusia, y tratamos de explicar las complejidades de este trabajo. Durante mucho tiempo, el principal problema de los defensores de derechos humanos en Rusia fue su separación de la “gente común”. Debido al posicionamiento, el lenguaje y la imagen pública de los defensores de derechos humanos, los ciudadanos promedio no entendían qué hacían los trabajadores de derechos humanos y qué tenían que ver esas actividades con ellos. Team 29 fue una de las primeras organizaciones de derechos humanos en adoptar técnicas modernas de periodismo explicativo para fortalecer su comunicación con el público objetivo. En otras palabras, comenzamos a traducir del lenguaje “legal” al “humano” y a crear materiales más atractivos para ganar la lucha por la atención de los lectores en línea.

Debido al posicionamiento, el lenguaje y la imagen pública de los defensores de derechos humanos, los ciudadanos promedio no entendían qué hacían los trabajadores de derechos humanos y qué tenían que ver esas actividades con ellos.

En 2015, combinamos nuestras habilidades legales con tecnologías de periodismo explicativo para desarrollar lo que ahora llamamos “folletos legales”. Se trata de textos que ofrecen orientación jurídica, en lenguaje sencillo, principalmente sobre cómo actuar en caso de un enfrentamiento inesperado con las fuerzas del orden rusas. Por ejemplo, los folletos explican los derechos de las personas y la manera en que los ciudadanos pueden evitar cometer errores que suelen estar relacionados con la falta de conocimiento. Cada folleto ha tenido un promedio de 100,000 vistas y a partir del trabajo en estos folletos, se creó el recurso de minimedios en línea de Team 29. Su asistencia mensual promedio es de por lo menos 50,000 visitantes únicos.

El problema de estos desarrollos fue que la audiencia principal de los proyectos de medios de Team 29 eran personas entre 25 y 44 años, mientras que la generación Y (las personas menores de 25 años) ha sido la fuerza impulsora de los procesos sociopolíticos en Rusia. Por ejemplo, esta categoría más joven de ciudadanos rusos ha sido la que ha participado más activamente en las protestas públicas masivas de los últimos años.

Nos propusimos llegar a esa audiencia con juegos para dispositivos móviles, los cuales tienen una enorme cantidad de seguidores en ese grupo demográfico y se pueden jugar sin conexión. De hecho, los juegos prosociales (juegos con un impacto social fundamentado) son una herramienta avanzada en los campos de medios y organizaciones sin fines de lucro en el extranjero.  Pero hasta ahora, estos juegos no existían en Rusia.

Para desarrollar esta nueva clase de juegos en Rusia, tuvimos que decidir qué software se podía desarrollar con recursos limitados. Elegimos las “misiones de texto”, ya que su producción es la más económica y su mecánica es sencilla. Las misiones de texto son un tipo de juego en el que la interacción con el jugador es a través de información textual. La trama de la misión no está determinada con rigidez y puede cambiar según las acciones del jugador. Un aspecto importante de las misiones de texto es la forma de contar historias; tratamos de que la trama de nuestra misión fuera fascinante para los jugadores, estuviera basada en sucesos reales y generara empatía por el personaje principal.

Gebnya es un juego de misiones de texto para dispositivos móviles que informa a los usuarios sobre cómo comunicarse con la policía y los servicios de seguridad en Rusia.

El resultado es Gebnya, un juego de misiones de texto para dispositivos móviles que informa a los usuarios sobre cómo comunicarse con la policía y los servicios de seguridad en Rusia y cómo protegerse a ellos mismos, su familia y su información. La versión de Android de la aplicación se lanzó el 6 de octubre de 2017 y la versión de iOS, el 18 de abril de 2018. Hasta ahora, el juego se ha descargado más de 70,000 veces, y la mayoría de su audiencia (57 %) consiste en personas menores de 24 años. Sin embargo, menos del 15 % de los usuarios son mujeres.

También hemos descubierto que las aplicaciones para dispositivos móviles pueden ser parte de un modelo de negocio alternativo para las ONG de derechos humanos. Hemos recibido 1,020 dólares a través de pagos dentro del juego, y la mayoría de estos ingresos (87 %) son micropagos (1 dólar o 100 rublos). En la primera versión del juego, era posible participar en la microfinanciación colectiva del desarrollo de nuevos escenarios, a través de los pagos dentro del juego. En versiones posteriores, agregamos la posibilidad de pagar para jugar sin anuncios y para obtener opciones de juego adicionales, lo que es un modelo de negocio estándar para los juegos gratuitos para dispositivos móviles.

Una vez que creamos la demanda para este tipo de juego, decidimos ampliarla. Primero, realizamos un hackathon llamado “Se necesitan más juegos”, que ayudó a que los proyectos sin ánimo de lucro de San Petersburgo crearan sus propios productos de software de juegos. Un proyecto dedicado a la prevención de la violencia intrafamiliar llamado Where Can Couplehood Lead (A dónde puede llegar la vida de pareja) ganó el hackathon y recibió entrenamiento especializado de nuestro expertos. Esperamos lanzar el juego en octubre de 2019. También planeamos emprender otro proyecto con la iniciativa educativa Teplitsa (Greenhouse) – Technologies for Social Good.

Creemos que puede ser más importante probar algo nuevo que continuar con métodos tradicionales que tal vez no estén funcionando.

En segundo lugar, dado que Gebnya ha atraído a muy pocas mujeres, decidimos desarrollar un juego sobre problemas importantes para las mujeres en Rusia y el espacio postsoviético. El juego dedicado específicamente a los problemas de las mujeres está en fase de desarrollo, y prevemos que la versión beta esté disponible en noviembre de 2019. Decidimos centrarnos en tres de los muchos problemas que enfrentan las mujeres en Rusia: ciberacoso, acecho y violencia de pareja. La trama del juego está diseñada para ayudar a reconocer estos fenómenos, a desarrollar límites personales y a familiarizarse con las herramientas de defensa legal y psicológica y los centros de asistencia profesional pertinentes.

Team 29 planea continuar este desarrollo de juegos prosociales como un proyecto separado de nuestra labor periodística y jurídica, y actualmente estamos trabajando en la creación de más juegos con otras ONG rusas.

Cabe mencionar que, mientras desarrollábamos Gebnya en 2017, dudábamos mucho de las perspectivas del proyecto, pero decidimos seguir adelante de todas maneras. Creemos que puede ser más importante probar algo nuevo que continuar con métodos tradicionales que tal vez no estén funcionando. Después de todo, el sector sin fines de lucro no puede sobrevivir sin innovaciones.

 


Tatiana Tolsteneva tiene 10 años de experiencia de gestión en el sector sin fines de lucro en Rusia, con un enfoque en las iniciativas para defensores de derechos humanos. Es maestra en Derecho por la Universidad Estatal Lobachevsky de Nizhny Novgorod (UNN) y está finalizando una maestría en Innovación Social y Emprendimiento en la London School of Economics.


 

COMMENTS