La práctica narrativa: pasar de las recetas a los condimentos

 La invitación en el corazón de Narrative Spices no se refiere a estrategias o enfoques específicos, sino a cultivar hábitos que permitan la curiosidad, la exploración y el crecimiento.




“No sólo me cambió como persona, también cambió [nuestra organización]”. - Gerardo

“Si creemos que el mundo puede ser diferente, también tenemos que creer que nuestras estrategias pueden ser diferentes”. - Sofía

Estas palabras de dos participantes en el Narrative Hub, una iniciativa experimental de JustLabs y el Fondo para los Derechos Humanos Globales, captan la invitación que está en el corazón de nuestra reciente publicación Narrative spices: An invitational guide for flavorful human rights

 (“Condimentos narrativos: una guía de invitación para los derechos humanos con sabor”). Lograr un “cambio narrativo” en el mundo, sostenemos, no es sólo cuestión de definir mejores recetas narrativas, sino de alimentar la creatividad y la reflexión de los propios cocineros.

¿Qué son las narrativas y qué tienen que ver con los derechos humanos?

Una forma de pensar en las narrativas es en términos de cómo se cuenta una historia. En el mundo de los derechos humanos, esto significa pensar en cómo se cuenta la historia de los derechos humanos y el cambio social o, más exactamente, cómo la gente recibe ese trabajo y le da sentido.

Vivimos en un mundo en el que los líderes manipulan constantemente los valores y las emociones para alentar a las comunidades contra los movimientos, las políticas y las personas que luchan por una mayor compasión, atención y justicia. En este contexto, los vocabularios de “narrativas” y “cambio narrativo” se han convertido en un punto de contacto para muchos profesionales que buscan repensar su trabajo en un esfuerzo por transformar la relación que las comunidades de todo el mundo tienen con los derechos humanos, la justicia y el cambio social.

¿Cómo cambiamos las narrativas?

¡Esta es precisamente la pregunta que nuestra “guía” quiere cuestionar!

Las conversaciones sobre el “cambio de narrativa” como táctica o práctica suelen centrarse en la definición de nuevas narrativas en torno a las cuales dar forma a las comunicaciones y la divulgación (cambiar las historias literales que contamos y cómo las contamos).

El Narrative Hub, por su parte, se puso en marcha con la idea de que “lo que haces (no sólo lo que dices) es la narrativa”. La iniciativa reunió a financiadores y organizaciones de derechos humanos de todo el mundo con el objetivo de llevar a cabo experimentos creativos que dieran vida a nuevas narrativas.

Escucha a los equipos del Narrative Hub

Sin embargo, una de las cosas más importantes que hemos aprendido es lo fácil que es para el objetivo de “cambiar las narrativas” oscurecer (especialmente para los financiadores y acompañantes) el importante crecimiento personal y del equipo que realmente permite a los profesionales ser más creativos, dinámicos y auténticos a la hora de invitar al cambio. Cambiar las narrativas es un trabajo tan complejo y resistente a las fórmulas como cambiar a las personas. En la prisa por adaptarnos a las formas en que las narrativas se convierten en armas contra los derechos, a menudo buscamos mejores recetas y olvidamos que la mejor comida proviene de cocineros creativos, apasionados e inspirados. 

La caja de condimentos

Aquí es donde entra la idea de los “condimentos”. Al hablar de condimentos (una brillante metáfora de nuestra colega, Arpitha Kodiveri) esperamos resistirnos a la idea de que hay una única forma correcta de cambiar las narrativas. En su lugar, nuestra “guía de invitación” te pide que reflexiones, juegues y mezcles los sabores que sueles utilizar en el trabajo de derechos humanos, y que explores los hábitos que permiten la curiosidad, la exploración y el crecimiento. Nos invita a todos a preguntarnos: ¿qué hay en mi cajón de condimentos para el cambio social?

Ofrecemos seis mezclas de condimentos como punto de entrada (mezcladas a partir de lecciones y ejemplos de los equipos que apoyamos junto con ideas, sabiduría e investigación que nos han inspirado en nuestro viaje):

  1. Espacios problemáticos - Cambiar la forma de pensar sobre el cambio

  2. Creatividad - Una mentalidad y un hábito

  3. Visión e imaginación - Explorando los sueños de sus movimientos

  4. Esperanza, valores, emociones - Mover a la gente y modelar el cambio

  5. Experiencias y relaciones - Crear un terreno nuevo e inesperado

  6. Gente - ¿Con quién es, para quién es?

Para los activistas y los profesionales, se trata de un llamado al juego, la experimentación y la reflexión. ¡Tú eres quien cocina! ¿Qué condimentos utilizarías actualmente en tu práctica? ¿Qué nuevas mezclas podrías explorar?

Para los profesionales de la narrativa, los creadores de capacidades y los financiadores, este es un reto para reflexionar sobre su propia teoría del cambio. ¿Con qué frecuencia estás fuera de la cocina, pidiendo “nuevas recetas”? ¿Con qué frecuencia inviertes en apoyar a los cocineros para que adopten su propia creatividad e imaginación culinaria?

Lecciones para la financiación y el acompañamiento

Apoyar el cambio narrativo puede no parecer siempre un trabajo narrativo. Algunos de los aprendizajes más inspiradores del Narrative Hub proceden de pequeños cambios en las prácticas de los equipos. Apoyar un largo proceso de búsqueda de un socio artístico o experimentar con la organización de talleres comunitarios de reciclaje puede no haber “movido la aguja” en la opinión pública para nuestros equipos, pero fueron experiencias de aprendizaje bastante importantes que ayudaron a los equipos a ganar confianza en la exploración de su propia creatividad y a pensar de forma más expansiva sobre su forma de trabajar.

Necesitamos humildad, flexibilidad y relacionalidad en la financiación y el acompañamiento. Nuestro proceso de acompañamiento se transformó cuando dejamos de lado la presión de “cambiar la narrativa” y, en su lugar, empezamos a prestar atención a los viajes que estaban realizando las personas con las que trabajábamos: cómo estaban creciendo y desafiándose a sí mismas, y qué necesitaban para seguir adelante.

Al reflexionar sobre el proceso, los profesionales a los que apoyamos señalaron de manera sistemática lo inusual que era para ellos tener tanto espacio para explorar. Necesitamos más estructuras de financiación que sean flexibles y receptivas, no sólo en cuanto al destino de los fondos, sino en cuanto a lo que se espera que consigan.  Necesitamos estructuras que acepten la asunción de riesgos, que consideren el crecimiento personal y el aprendizaje como resultados significativos, y que ayuden a proporcionar el espacio y el apoyo necesarios para que los profesionales aporten su yo íntegro y saludable a su trabajo. 

Lo mismo puede decirse de los formadores narrativos y los creadores de capacidades. Tenemos que encontrar la manera de interrumpir la dinámica de la consultoría unidireccional y de establecer una mayor relación entre las personas que comparten sus conocimientos técnicos y las que realizan el complicado trabajo de dar sentido a esas ideas en su contexto.

Necesitamos estructuras que acepten la asunción de riesgos, que consideren el crecimiento personal y el aprendizaje como resultados significativos, y que ayuden a proporcionar el espacio y el apoyo necesarios para que los profesionales aporten su yo íntegro y saludable a su trabajo. 

Ampliación de los procesos de aprendizaje. También podríamos empezar a pensar en la “escalabilidad” no en términos de soluciones (por ejemplo, recetas narrativas) o incluso habilidades específicas (por ejemplo, investigación de audiencias), sino en términos de procesos de aprendizaje. Procesos de aprendizaje en los que los financiadores y los creadores de capacidades se toman el tiempo necesario para conocer a las personas concretas a las que tratan de apoyar y trabajan con ellas para crear conjuntamente un proceso significativo de crecimiento y exploración.

Las narrativas deben cambiar. ¿Pero por dónde empieza ese cambio? La invitación en el corazón de Narrative Spices no se refiere a estrategias o enfoques específicos, sino a cultivar hábitos que permitan la curiosidad, la exploración y el crecimiento. Como dijo Gerardo, uno de los participantes en el Narrative Hub: “Para sobrevivir, crecer y evolucionar, hay que saber adaptarse, y saber adaptarse implica mantener la mente abierta al cambio”.

Así que echa un vistazo a nuestro cajón de condimentos. Luego, echa un vistazo al tuyo. Invítate a jugar. Invítate a mirar hacia dentro y a cambiar. De ahí saldrán las narrativas. Así es como conseguiremos unos derechos humanos más sabrosos.

 

Lee la guía aquí.

 

ORIGINALLY PUBLISHED: June 9, 2022

Lucas Paulson forma parte del equipo de JustLabs, donde ayuda a crear espacios para la experimentación en el trabajo de derechos humanos. Anteriormente residía en Bogotá, Colombia, y actualmente trabaja desde su ciudad natal en el norte de Wisconsin, Estados Unidos.


 

Stay connected! Join our weekly newsletter to stay up-to-date on our newest content.  SUBSCRIBE